5 chicas lo invitaron a su fiesta de piscina y él era el único hombre; su sueño se volvió pesadilla


Anuncios

En las fantasías eróticas de los chicos jóvenes podemos enterarnos de todo, hay cosas muy perturbadoras y locas que imaginan estos chicos que quieren experimentar y que darían cualquier cosa para vivirla, así como el hecho de estar en una casa rodeado de chicas solo para él y hacer todo tipo de cosas alocadas de las cuales presumir.

A los hombres les gusta alardear de sus proezas y poder decir que estuvo con varias cosas al mismo tiempo sería un gran logro y todos los que estén con el lo admirarían por eso, así que no nos extraña que el chico de esta historia haya accedido a ir a una fiesta en la que solo había cinco chicas dentro de una casa con una piscina y alcohol.

Probablemente muy pocos lo hubieran pensado o siquiera lo hubiesen dicho que no, por lo que el entusiasmo de este muchacho era totalmente justificado y se podía entender, pero creemos que tienes que saber cómo terminó todo para que veas que no es totalmente divertido estar con cinco mujeres al mismo tiempo, puede llegar a ser hasta peligroso.

Después de que aceptó a estar con ellas se encontró que no habían más chicos, que él era el único varón, y lo aceptó con mucho entusiasmo, pero después de meteré en la piscina y empezar a beber notó que las chicas ya estaban bastante borrachas y que no se comportaban apropiadamente, pero él decidió adaptarse lo más rápido posible.


Anuncios

Nunca se imaginarán lo que realmente pasó en esta fiesta de piscina

piscina

Cuando ya habían pasado unas horas todos estaban demasiado ebrios y una de las chicas se desnudó y empezó a correr por todos lados, se veía muy loca. Vomitó y empezó a llorar por todo tipo de cosas, él lo vio todo de manera muy desconcertada.

En el momento en que decidió consolar a la chica una de ella lo llama y le pide que se acerque para decirle un secreto, y cuando este lo hace ello lo besa. Él lo acepta de buena gana pero después escuchó los gritos de otra que se molestó con la que lo besó.

Posterior a eso se pusieron a pelear como si fueran profesionales, en el pasto, y nada parecía detenerlas. Así que tuvo que tratar de separarlas pero fue imposible, y en cuestión de segundo ya se estaban abrazando y llorando, una le decía a la otra que era como su hermana y que no quería pelear con ella más nunca en su vida. Él no podía creer lo que estaba viendo.

Aunque deseaba irse sabía que estaba muy ebrio y no quería que lo multaran o dañar su moto, así que aceptó la invitación a dormir en el sofá pero nunca se imaginó que el ruido tan horrible, parecido al de un demonio, lo iba a despertar a la mañana siguiente. Pero que en realidad se trataba de una de las chicas que estaba vomitando por toda la casa. Ella se disculpó y él salió para nunca volver.


Anuncios

Comparte esta información…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *