¡La hormona del amor oxitocina puede ser mala para nuestro cuerpo! , mejor nos quedamos solteros


Anuncios

La droga del amor, conocida por su nombre científico, oxitocina, se genera en las situaciones de afecto de todo tipo. La produce el hipotálamo, y es propagada por la glándula pituitaria, y es muy favorable a la hora de la lactancia, o de producir un enlace afectivo con cualquier persona.

Esto es el concepto más científico que se tiene sobre el amor, y hasta ahora, todos creíamos que la oxitocina era, naturalmente, algo bueno. Pero tampoco hay que exagerar, o fingir ignorancia, pues siempre hemos sabido que hay dos caras del amor, y si es así en las relaciones interpersonales, también lo será en la hormona que produce las sensaciones de amor y afecto.

El amor es complicado y nunca se puede saber cuándo dará un giro a peores, y la oxitocina se comporta de tal manera que cuando una relación no va bien, te vuelve, posiblemente, dependiente de ella. Es algo trágico, ¿no?

Los rasgos negativos de la oxitocina pueden causar que tu vida se desmorone, y por eso tienes que estar consciente de que esa sensación tan esotérica del amor no se trata simplemente de algo fuera de la comprensión humana: ya el amor se ha racionalizado, y puedes darte cuenta tú mismo de cuándo esa hormona de la oxitocina te está haciendo daño.


Anuncios

Las desventajas de la droga del amor

La oxitocina es la responsable por la posible adicción emocional que podemos desarrollar respecto a alguien. Las relaciones basadas en la dependencia se ven muy afectadas por la oxitocina.

Los neuropsicólogos hasta han comparado a la oxitocina con el alcohol, pues la sensación y el comportamiento neuronal que inducen se asemejan mucho.

Esta hormona puede afectar a las relaciones sociales de la siguiente manera:

  • Puede ayudar en momentos de estrés, pues el apoyo de alguien a quien apreciamos nos sirve de alivio.
  • Su comportamiento es el de una hormona, pero también es un transmisor cerebral. Las decisiones que tomamos en nuestras relaciones sociales son muy influenciadas por la oxitocina.
  • Pero la consecuencia severa de la oxitocina es que la dependencia de aquellos a quienes amamos puede perjudicarnos psicológicamente.

Ahora bien, ¿Por qué se asemejan la oxitocina y el alcohol?

  • Ofrecen sensación de seguridad y nos vuelven temerarios.
  • Pueden afectar la magnitud del estrés o de la ansiedad.
  • Pueden limitar la acción de los inhibidores neuronales
  • Reducen el miedo natural producido respecto a conductas que una persona, normalmente, no tendría.

Dicha hormona, por sus efectos en el cuerpo humano, está siendo estudiada como un posible método para tratar la depresión. Su lado negativo, sin embargo, nunca debe ser olvidad, pues el amor no es todo flores y maravillas una vez que se vuelve muy dependiente.

El amor es, por esto, algo que se comporta como una droga potente. Al enamorarnos, nuestro cuerpo libera varias hormonas, entre ellas esta hormona y una de mayor potencia, la feniletilamina, que funciona casi como una anfetamina por cuatro años hasta que su función desaparece (de aquí la famosa frase de que el amor dura cuatro años).

Esta hormona es muy emocionante y ayuda a que te sientas mejor contigo mismo, pero nunca olvides dónde estás parado y no olvides que la oxitocina puede ser perjudicial para ti.


Anuncios

Comparte esta información…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *