Las nueve cosas prohibidas para una mujer que busca el éxito


Anuncios

El mundo de hoy exige ser altamente competitivo. Y esa alta competitividad ha hecho que cada vez más  tanto hombres como mujeres sean ambiciosos, no solo en el aspecto económico, sino también en ámbitos como el profesional, el personal y el espiritual.

En esta ocasión presentamos las cosas que no debes hacer como mujer para  obtener un camino al éxito sin zancadillas que te torpedeen el camino.

 

1. TEMORES:

¿Quién dijo que los héroes o las heroínas no tienen, o no sienten miedo? Este es el principal ingrediente de la osadía y el riesgo. De no ser por esto, no existiría esa fuerza voluntad que nos impele a hacer cosas.  Ignorar el miedo, hacer de cuenta que no existe, puede llegar a ser contraproducente, por el contrario, hay que; como lo dice el dicho “agarrar el toro por los cachos” y encontrar en este miedo o estos miedos la forma de hacer las cosas.


Anuncios

 

2. EL CONFLICTO LOS PROBLEMAS SIEMPRE VENDRÁN:

La vida es una constante pulsación entre conflictos. Habrá situaciones externas que te intentaran limitar las posibilidades de realizar un propósito, personas que se opondrán a que lo logres, factores propios que no querrán dejarte hacer nada. Excusas, ideas nocivas. ¿Huir es la solución? ¡No! recuerda que en la contradicción de ideas  está el aprendizaje diario de la vida. Los conflictos forjan el carácter, te ayudan a comprender al otro.

 

3. OJO CON EL SABOTEADOR INTERNO:

Todos tenemos un alter ego negativo, esa voz interna que nos dice “no podrás hacerlo” “careces de talento” “no pierdas tu tiempo” a ese personaje debes desecharlo,  confrontarlo, decirle que te deje en paz, retarlo a que eres mejor que ella. Una mujer de éxito, sabe que esa saboteadora interna, intentara burlarse de ella ante su primer error, ríete tú primero, de ese modo entenderás su juego y podrás ganarle.

 

4. NO HAY OPORTUNIDADES PERFECTAS, TÚ LAS HACES PERFECTAS:

Y va por ellas, pues no le llegaran mientras estás sentada. La audacia en este sentido es una virtud fundamental, visionar cada momento es una manera ya de tenerlo, de anticiparlo.  No esperes el trabajo adecuado, con el sueldo adecuado, hazlo ahora, y disfruta de la oportunidad de hacerlo.

 

5. EL PASADO SI PERDONA:

Cámbiale el nombre al pasado, y ponle el de experiencia. No permitas que errores viejos, frustraciones que han quedado atrás, emerjan de nuevo. Todo lo malo del pasado allá está y lo bueno se ha quedado contigo. Ten en cuenta que no todo error es fracaso y viceversa, que hasta el más experto en un área se equivoca, que no por ser más joven sabes menos, o que las canas y arrugas son sinónimo de infalibilidad. Ten presentes tus límites y talentos y hazlos confluir siempre a tu favor.

 

6. UNA OPORTUNIDAD PARA BRILLAR ES TUYA:

El mundo es de los arriesgados. Sí los hermanos Wright no se hubiesen arriesgado a ensayar su primer prototipo de avión, quizá hoy todavía nos moviéramos en barcos, u otra persona hubiera desarrollado el invento. Por eso, toda oportunidad que llegue a tu vida, en donde puedas demostrar de que estas hecho, cual es el quilate que tienes, es una forma de salir adelante.

 

7. “SOY EL AMO DE MI DESTINO, SOY EL CAPITAN DE MI ALMA”

Recordando este verso del poema invictus de William Ernest Henley, es necesario que acates, en que solo tú puedes controlar las cosas de tu vida; tu felicidad dependerá de tus decisiones, no de las de otros, solo tus pies saben el camino recorrido y el que es capaz de recorrer. No es la suerte la que determina tu fortuna, son tus actos los que la construyen.

 

8. LA CONSTANCIA VENCE LO QUE LA DICHA NO ALCANZA

Reza así un refrán, que quiere decir que la disciplina es el 90 % de la materia prima del éxito. Estudia, lee, averigua, pregunta comparte, púlete, habla bien, vístete mejor, da todo de ti.  Veras que todo empezar a fluir, y que cada oportunidad construida con la disciplina es una dicha duradera.

 


Anuncios

9. RETROCEDER NUNCA, RENDIRSE ¡JAMAS!

Dicen quienes lo conocieron que después de miles de bombillas que se quemaban o no prendían, Edison logro inventar el bombillo. ¿Sí se hubiera rendido en el primer intento con que crees que nos alumbraríamos en las noches? Un éxito es un fracaso fracasado, que de repente dio el resultado que esperabas. Considera el camino de la renuncia como un hoyo negro espacial, cuya gravedad te absorberá todo, comprométete no hables, adáptate a lo que te toco vivir, se integro y mantén tus principios, y sobre todo, confía ciegamente en ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *