Los que le decían gorda y ahora no pueden creer lo bien que se ve


Anuncios

El bulling es una situación de acoso y terror que deben vivir muchos niños cuando están en la escuela. Esto debe cambiar ya que se han registrados varios casos de muerte por suicidios, pero las cifras más altas son aquellas que son por causa de la depresión. Muchos de los insultos que reciben los jóvenes es por ser gordos o feos, algunos piensan que tienen derechos sobre ellos.

El constante hostigamiento de los niños puede hacer que estos se sientan en un estado anímico sumamente peligroso, por lo que hay que tener presente la salud mental de los adolescentes, ya que en cualquier momento pueden encontrar las soluciones más drásticas o dañinas para su salud. La idea es canalizar toda esa energía hacia algo realmente positivo.

La obesidad mórbida en niños pequeños está aumentando en el mundo por culpa de los malos hábitos alimenticios que tenemos los seres humanos en este momento, no nos preocupamos por la calidad de los ingredientes sino por la cantidad. Y todo esto lo ven los niños mientras crecen, adoptan nuestros comportamientos y les deja de importar su salud a una edad muy temprana.

Para que los niños no tengan ningún problema o enfermedad como la diabetes o el colesterol alto, es responsabilidad de los padres criarlos para que puedan comer los alimentos saludables. Pero hay casos en los que son los propios niños los que toman la iniciativa de empezar a cuidarse, como esta joven de nueve años llamada Heidi, que ya no soportaba que la llamaran gorda.


Anuncios

Ella no quiso tolerar las burlas de los demás niños y por eso hizo un gran cambio en su vida

La transformación que llevó a cabo está niña es más importante por dentro que por fuera, porque a pesar de que cuando a penas tenía unos cinco años ya pesaba 45 kilos y era propensa a muchas enfermedades, ahora puede estar segura que su salud está en buen estado.

Además de eso sirve como gran inspiración para todos esos niños que creen que porque están todavía pequeños no pueden cambiar su apariencia física, solo necesitan ganas un régimen de entrenamiento muy específico, donde son necesarios los ejercicios y los buenos alimentos.

Todo empezó e día en que la madre de la pequeña no podía verla llorar por culpa de su apariencia, por lo que decidió que a partir de ese día todo en su vida cambiaría para mejor, y que no solo adoptarían los cambios con ella, sino que toda la familia se sumaría al nuevo régimen alimenticio y de entrenamiento.

Aunque al comienzo fue un poco difícil, todos los miembros de la casa, incluso el pequeño de 5 años, salían a caminar todos los días, sin importar cómo se encontrara el clima. Además tenían una dieta muy específica: 20 gr de grasa y la menor cantidad de azúcar todos los días.

Siguiendo todas las indicaciones más la motivación de su familia Breanna y Heidi ahora son unas mujeres sanas y hermosas por igual. Ya nadie puede burlarse de ellas.


Anuncios

Comparte esta información…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *