Las últimas palabras que dejó este joven en instagram antes de morir son realmente conmovedoras


Anuncios

La muerte es un asunto del que a nadie le gusta hablar, ya que a nadie le gusta pensar en el momento en el que acabará su vida terrenal, sin embargo, es algo a lo que estamos destinados y se puede decir que es lo único que tenemos asegurado en esta vida, por muy triste que suene.

Así bien, es mejor pensar en el tiempo que nos queda por vivir, y no en el momento en el que esto acabará, bajo este pensamiento muchas personas piensan en aprovechar cada minuto de su día, ya que solo eso es lo que nos llevaremos cuando no estemos aquí.

Esto le sucedió a este muchacho, un atleta de 18 años, español, fue diagnosticado con leucemia y cuando debía estar presentando sus últimos exámenes en la secundaria, tuvo que cambiar los salones por una habitación de hospital y someterse a las operaciones pertinentes.

El nombre del chico es Pablo Raez y en el momento en el que fue diagnosticado con esta enfermedad, comenzó a compartir en instagram el desarrollo de su enfermedad, así como su progreso y sus reflexiones por este nuevo estilo de vida que estaba llevando.


Anuncios

Mira la historia que dejó este chico en su instagram antes de morir

Pablo lucía como un chico lleno de vida y con un gran futuro, pero la vida no lo quiso así y lo llevó por otro camino, uno muy diferente al que de seguro el esperaba.

Pablo compartió en instagram casi diariamente su caso, las nuevas respuestas de su enfermedad, lo que buscaba y lo que necesitaba. También dejaba unas reflexiones muy bonitas sobre la vida.

Este chico necesitaba un trasplante de médula ósea y la consiguió gracias a su padre, la operación fue buena y por un momento pablo pensó que la vida le había dado una nueva oportunidad.

Sin embargo, la felicidad o mejor dicho, la salud, le duró solo un año, porque después de esto volvió a recaer en la enfermedad y debía hacerse un nuevo trasplante, pero esta vez no tenía donantes.

Pablo siguió compartiendo en instagram su caso, pero esta vez tenía un propósito, encontrar no solo un donante, sino encontrar un millón de donantes, para que más personas que se encontraran igual que el pudieran tener una solución.

Pablo volvió a ser operado, pero esta vez no había mucho que hacer, la operación no lo ayudo, por lo que el chico sabía que ya iba llegado a sus últimos días. De igual forma, Pablo consiguió aumentar en un 1000% la cantidad de donantes de médula ósea.

Antes de morir pablo dejó esta reflexión en la red social que vio todo su desarrollo: “Demos más sonrisas, demos más abrazos, demos más paz, demos la mejor versión de nosotros mismos. Demos gracias a la vida por darnos el gran lujo de poder despertarnos cada mañana, seamos más agradecidos.”

Pablo supo cómo hacer de sus últimos días muy provechosos, ahora él está en una mejor vida, pero a nosotros nos quedan todas sus reflexiones y el poder de seguir ayudando a más personas.


Anuncios

Compartir esta información…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *