Si tu no vas al mar, él vendrá por ti… Lugares de ensueño que pueden sumergirte. literal.


Anuncios

¿Y si les dijera que en cualquier momento el agua podría convertir tu pueblo, casa, o pedazo de tierra en una isla temporal?  ¿Estarían preparados para el susto?  ¿O la sensación sería otra? ¿Cuál?

Piensen en ello mientras vamos de viaje por estos lugares donde, si tú no vas al mar, él vendrá por ti. Agucen los sentidos, tengan listos los flotadores salvavidas, y ¡Patos al agua!

Nuestro viaje comienza en tierra firme y termina en  el mar, si te arriesgas a conducir por esta carretera francesa llamada Passage du Gois; acá deberán sacar su espíritu escondido de Jack  Sparrow o Naufrago, recomendable tener un amigo Wilson a la mano, pues dos veces al día esta carretera es literalmente anegada por el mar, como si de Moisés separando y juntando las aguas se tratara. El fenómeno, bello, es por demás es peligroso. Por suerte para los conductores cotidianos,  desde 1971 existe el puente Noirmoutier que permite evitar el riesgo de pasar por esta carretera y ser tragado por la pleamar.


Anuncios

¿Ya compraron el balón Wilson de compañía?, porque seguimos en Francia,hacia el Mont Saint Michel, famoso por que la marea aísla el monte convirtiéndolo en una isla, lo que los ojos del espectador obnubilado por la belleza del espectáculo observan, es un pueblo medieval en medio del mar, digno de una saga cinematográfica de Peter Jackson, tipo El señor de los Anillos, cada año unas 3.5 millones de personas visitan en Francia el Mont Saint Michel, en el cual habitan alrededor de unas 50 personas, las cuales, mantienen la arquitectura del siglo sexto y en el que puedes encontrar restaurantes, Hoteles y atracciones que hacen de ensueño esta experiencia.  El fenómeno marítimo del Mont San Michel, se debe a la confluencia de la desembocadura del río Couesnon con las mareas del atlántico en el legendario canal de la mancha. Esto lo ha hecho patrimonio de la humanidad de la UNESCO desde 1979. ¿Tierra o mar? escoge como quieres al Mont Saint Michel llegar.

Vámonos para España, La Playa  de las Catedrales es famosa por que al bajar la marea, se pueden observar tres inmensos peñascos, como si de tres catedrales se tratara; puedes caminar bajo sus altos arcos y andar por sus laberintos, pero al subir la marea, es mejor que estés en tierra, o tener tus flotadores a mano

Ten cuidado si en el Támesis quieres navegar, Los Jinetes del Apocalipsis te puedes encontrar. Lo que no es nada recomendable, teniendo en cuenta que  el caudal de este río que atraviesa Londres cubre por completo las esculturas de cuatro metros de altura, y que solo dos horas al día, estos jinetes desatan su poder para que adquieras consciencia sobre el cambio climático que sufre nuestro mundo. Diseñadas por  Jaison deCaires, estas esculturas se te pueden aparecer de un momento a otro mientras navegas leyendo a Shakespeare sobre una barca en Inglaterra.

 

EN ASIA EL MAR TAMBIÉN SE TRAGA LA TIERRA

En el bello país de Filipinas se encuentra Manjuyod, una playa de arena blanca y clara, de una extensión aproximada de unos de 10 mil kilómetros, esta pequeña población asiática, se vuelve azul marino al subir la marea y sus casas parecieran flotar sobre dicho tapete azul. La soledad que sugiere el sitio te invita a tener a mano  un balón Wilson.


Anuncios

Buen viaje señor… Wilson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *