¡Su piel da la ilusión que es una anciana pero solo tiene 22 años! Y sin embargo es MODELO…


Anuncios

La búsqueda de la mujer perfecta parece estar destinada al fracaso. Ya no se debe a que tal cosa como la mujer perfecta no exista: ¿quién sabe? Quizás sí lo hace, al menos en lo que se refiere al físico. Pero el problema es que, con el auge de la cirugía estética, cada vez es más fácil ser, en lo posible, perfectas.

Esto ha causado un fenómeno inesperado: las mejores modelos, las mujeres más atractivas, se parecen tanto entre sí que no destacan por ninguna razón. La idea de la mujer perfecta es tan estricta que al observar a las mujeres modelando en la pasarela no recordarás quién es ninguna de ellas porque todas se parecen mucho.

Por ello, se ha iniciado una campaña inusual en lo que se refiere al modelaje: ahora hay diseñadores que no se molestan en cumplir con los estándares, y diseñan ropa para personas con sobrepeso, quizás, pero con seguridad, sin el cuerpo perfecto. Incluso hay una modelo con Síndrome de Down que se ha hecho muy popular en estos días.

Esperar que las mujeres modelos sean perfectas las vuelve a todas iguales. Pero hoy en día apreciamos lo diferente, y buscamos que lo diferente se destaque por encima de lo demás. Y la historia de esta sorprendente modelo seguramente marcará el paso para que las modelos sean cada vez más diversas y diferentes.


Anuncios

Padece de una afección de piel incurable pero ha logrado ser una modelo exitosa

El síndrome de Ehlers-Danlos le hizo la vida imposible a Sarah, una niña de 10 años de Minnesota. Desde temprana edad sufrió consecuencias por su complicación de salud, pues se burlaban de ella en la escuela porque su rostro carecía de colágeno.

Debido a esto, su dermis y epidermis no estaban unidas correctamente, y con el pasar del tiempo, el rostro y cuerpo de Sarah se deterioraron de tal modo que parecía de edad avanzada, pero aún era una niña.

Por mucho tiempo ocultó su cuerpo, pues no quería que los demás vieran su enfermedad en la piel por miedo a más burlas. Pero al llegar a los 22 años decidió que había tenido suficiente de avergonzarse de su cuerpo, pues nadie podía juzgar la belleza de forma certera.

Sarah inició campañas para que las mujeres aceptaran sus cuerpos como son: con estrías en la piel, con cicatrices, y con las despreciadas arrugas. Y se sorprendió al ver que las redes sociales sólo le ofrecían apoyo y comentarios positivos.

Sarah se dedicó al modelaje, con la firme creencia de que sus cicatrices y arrugas la hacen quien es. Esto la ha vuelto una modelo icónica, que a sus 26 años de edad logra destacarse sobre muchas otras simplemente por ser quien es.

Señores tenemos que tomar conciencia de que no necesariamente lo que los demás dicen que es hermoso, es lo que realmente cuenta, si logramos amarnos a nosotros mismos tal y como somos, podemos llegar hasta donde queramos y aquel que no quiera ver pues que vea para otro lado.

Aquí  nosotros te dejamos un vídeo donde ella habla un poco más de su vida y como un día decidió dejar todos los prejuicios atrás:


Anuncios

Comparte esta información…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *