¿Que puedes llegar a sentir si te reencuentras con el que un día fue el amor de tu vida?


Anuncios

Ves su rostro, su sonrisa, sus manos, sus cabellos, y descubres que no ha pasado tanto tiempo, o que por lo menos, él no ha cambiado tanto, como para olvidar quién fue y cómo fue y por qué fue, y cómo en ocasiones lo anhelas. Te sientas, miras hacia la calle y la película de tu vida empieza a rebobinar.

Mientras la lluvia cae, empiezas a mirar cómo se empañan los vidrios, la canción de esos años maravillosos inunda tus melodías, y cuando ves que él cruza la puerta, tras aquellos pensamientos se quedan detenidos en el tiempo, paralizados por la imagen.

Mientras él se acerca a la mesa recuerdas, la ingenuidad de años anteriores, tus y sus tonterías, las tonterías que hicieron. Tu nerviosismo va según ´le se acerca y notarás que la esencia que recordabas se disipó: ya no huele como antes y ha perdido ese encanto juvenil por el que fuiste capaz de todo y un poco más.

Después de querer tanto a alguien, haber soñado un futuro y haber vivido todo un pasado, ¿si lo tienes en frente cual sería el siguiente paso? Luego del instante en que le prometiste que nunca más volvería a saber de ti. En este encuentro se vislumbran dos posibles escenarios.


Anuncios

Estos son posibles sentimientos que puede generar

Su discurso te parecerá una fotocopia, frases trilladas, parte de un libreto que memorizaste por años, algunas causaron dolor, otras causaron irá y mucho amor. Palabras que te inquietaron, y que no quieres volver a vivir.

Lo mires y sabes que lo quieres, pero tú no eres la misma, te enfrentas a otra realidad, has crecido emocional y personalmente como para saber que no mereces nunca más encontrar a alguien como él, no como pareja.

La conversación toma ritmo, pasa las horas y sientes que hablas con un ser que te conoce tan bien, que el día podría pasar y seguirían encantados. Sigue la lluvia fuerte y el clima nostálgico invade el discurso. Una sola pregunta invadirá sus mentes: “¿Por qué terminamos?”.

Puedes desear retroceder el momento en que ese lazo se desato, las palabras hirientes los actos errados, las lágrimas y fugas. Cada momento es más excitante a pesar de que no sabes cómo actuarás al segundo siguiente. Es un sin fin de posibilidades, que sólo tu corazón sabrá entender y elegir.

¿Alguna vez has llegado a la conclusión que extrañas algo de una relación anterior, las rutinas, el compartir, los espacios, pero no a la persona con quien estuviste involucrada?

Compártelo, gracias por leernos, esperamos que te sirva esta información.


Anuncios

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *