Tiene ochenta años y logró tres títulos universitarios


Anuncios

Cuando se es mayor se piensa que la vida ya terminó, que no queda más nada que hacer y que las metas fueron cumplidas a cabalidad. Pero esto no es más que una concepción mental que tiene el ser humano, algunas personas han demostrado que los límites solo están en la cabeza, la capacidad del cuerpo puede ser llevada a otro nivel si solo se tienen ganas de hacerlo.

La actitud positiva es una buena forma de cubrir todos los defectos que se puede tener, ya que es capaz de motivar al individuo en los momentos más negros de su vida. Así no importará qué es lo que se proponga a hacer, puede estar seguro de que el intento valdrá la pena y si, por alguna razón, no lo logra entonces podrá tener la oportunidad de aprender cosas nuevas.

Esta es la manera en que piensa esta mujer de ochenta años que vive en Mexico, a ella se la reconoció recientemente como un gran ejemplo para todas las generaciones jóvenes. Sobre todo porque logró pasar los prejuicios de la edad y lograr un título como licenciada en derechos, el tercero después de la carrera de enfermería y de su titulación como Relacionista Laboral.

Después de cultivar una meta académica que te dé aspiraciones laborales estables, las personas empiezan a separarse de los estudios, ya no se sienten atraídos por cursos, posgrados o especializaciones, y mucho menos empezar una carrera desde cero. Pero María Dolores Ballesteros, demostró que siempre habrá tiempo para hacer de todo, cuando lo quieras.


Anuncios

María Dolores Ballesteros, la señora de ochenta años que logró tener tres títulos universitarios

Las excusas solo se las pone uno mismo, cuando se tiene pasión por lo que se hace no hay nada que realmente detenga la persona. Y eso fue lo que vieron los compañeros de María Dolores en la Universidad Nacional Autónoma de México (UAM) cuando estaban en clases con ella.

Además de ver clases, Dolores también tiene que cumplir con su trabajo de enfermera donde hace lo que más le gusta: atiende y le presta sus servicios a las personas que más lo desean. Por lo que se puede decir que nunca tuvo un descaso verdadero.

A la edad de María Dolores muchos hombres y mujeres se están quejando de distintas condiciones y enfermedades, es normal que los achaques ataquen en esa última etapa de la vida, pero no hay que dejar que controlen el camino de tus metas.

Si alguna vez no realizaste o terminaste algo porque te dio pena debido a tu edad, te aconsejo que te veas reflejado en esta historia y te preguntes si de verdad no podrás realizarlo, todo es cuestión de planificación.

No dejes que las arrugas, las canas o los dolores de espalda sean el muro que no te permite ser feliz por última vez en tu vida.

María Dolores no se quedó con un solo título porque tenía una gran sed de conocimiento, por lo que también cuenta con diferentes especialidades dentro del mundo de la medicina.


Anuncios

Comparte esta información…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *