Quítate todos los dolores de los huesos y articulaciones con este remedio


Anuncios

Probablemente no lo sepas, y por eso te lo estamos informando por aquí, pero los dolores que sueles tener en los huesos y articulaciones son producidos casi siempre por culpa de las afecciones graves que se relacionan con esto, pero también se toma en cuenta las lesiones o accidentes del paciente.

Si lo que quieres es resolver este problema de una vez por todas, porque no soportas la inflamación y los dolores, entonces es tiempo que te enteres de la manera más efectiva y cien por ciento natural de lubricar tus articulaciones y hacer más fuertes tus huesos y no sentir más dolores.

Aunque algunas personas digan que los huesos no son los causantes de los dolores, que es imposible, y que solo son las articulaciones o nervios que están en esa zona alrededor de ese hueso, igual es importante que te los cuides, ya que estos van perdiendo resistencia y fuerza al pasar el tiempo.

Con el paso de los años, los médicos han demostrado que el hueso sí puede ocasionar molestias a las personas, y que para esto se tiene un tratamiento muy especial que puede hacer que tus órganos se refuercen diariamente para poder luchar con el paso implacable del tiempo que lo que hace es enfermarnos más.


Anuncios

Este es el remedio natural más potente para eliminarte los dolores de huesos y articulaciones

Si ya sabes que tus dolores de huesos o articulaciones son ocasionados por culpa de alguna lesión que tuviste en el pasado, entonces ya tienes parte del problema solucionado, porque tienes el diagnostico exacto y puedes curarte rápido.

Pero también debes tomar en cuenta de que hay otras enfermedades que ocasionan estos dolores, ya sea como la enfermedad de la artritis, la gota o la artrosis. Que son patologías que se afincan en desgastar los cartílagos.

Los ingredientes que necesitarás para preparar la receta son:

  • 5 o 6 zanahorias que sean bastante grandes
  • ½ cucharada con pimienta negra
  • 2cm de raíz de jengibre que esté fresco
  • 1 cm de raíz de cúrcuma, o ½ cuchara de cúrcuma en polvo

El proceso más correcto de prepararlo es el siguiente:

  • Pela muy bien las zanahorias para que no tengan una cascara dura
  • Ralla tato la cúrcuma como el jengibre antes de integrarlos a la preparación
  • Añade cada uno de los ingredientes dentro la licuadora
  • Licúalos hasta que tengas una mezcla homogénea
  • No diluyas la preparación aunque veas que está demasiado espesa

La idea de este tratamiento es que tengas cuidado en el momento en que lo ingieres, ya que puede hacer una gran diferencia en si hace el efecto deseado o no.

Y por eso debes beber de 50 a 60 ml al día, tres veces, ya sea media hora antes de que desayunes, almuerces o cenes. También debes tomar en cuenta de que si la tienes demasiado espesa le puedes agregar un poco de agua o si lo prefieres le agregas un poco de miel para que puedas disfrutarla con más placer.


Anuncios

Comparte esta información…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *