¿Una película homosexual para niños?


Anuncios

En la era Trump todo es posible. Incluso llevarle la contraria; sin embargo Disney, que se ha caracterizado por mantener vivo un prototipo de sociedad ideal que ha traspasado las fronteras de los Estados Unidos y ha invadido el mundo, ha decidido quebrar el cuello al cisne de esta tradición republicana. Ha planeado sacar en cine la primera película con princesa lesbiana como protagonista.

Desde el principio de sus dibujos animados, el Ratón Mickey fue una personificación del Norteamericano trabajador y  familiar, enamorado de Minnie a la que  corteja; dueño de una casa, un perro, y una vida tranquila.

Después, empezó a meterse con los grandes cuentos de hadas de la tradición europea, como Blanca nieves, su primera película animada, y el ideal de princesa entro al imaginario social  occidental, en adelante, Cenicienta, La Bella y la Bestia, Pocahontas, Mulan, etc, serán un refuerzo ideológico de lo que Disney primero el creador, después la productora, quisieron  mantener en el norteamericano promedio.  La princesa engalanada, halagada y cortejada por el príncipe azul.

Prototipo que entró en crisis finalizando los 90, con las nuevas tendencias urbanas, la era digital, los nuevos padres, y la cada vez más inteligente  generación de jóvenes. Lectores de la era digital,  se comunican con el mundo a un click, tienen a su alcance  cámaras de video y fotográficas y una nueva cinematografía que se ha encargado de  romper la tradición  del celuloide.


Anuncios

¿La nueva era de Disney? 

Disney evoluciono en técnica, refino sus procesos de realización cinematográfica, consolido alianzas con grandes directores para obtener franquicias, STAR WARS es una de ellas, pero se iba quedando con las exigencias del adolescente, que se representa de maneras diversas en la actualidad. Las niñas ya no esperan el príncipe azul,  y los niños, ya no son héroes físicos sino psicológicos, plantean nuevos lenguajes de la era digital, y escogen desde muy temprano sus afectos, intentan definir su sexualidad desde muy chicos y se visten, hablan, piensan, y manejan su emocionalidad de acuerdo con estos parámetros.

Este nuevo paradigma, se refuerza, en la medida que el manga y animé japonés, empieza a mostrar cada vez más chicos y chicas que poco pueden distinguirse en su aspecto exterior, la nueva androginia, ya no sólo física, sino social,  escenas de afecto y amor entre parejas del mismo sexo, situaciones que sin ningún veto moral proponen otras alternativas amorosas. Grandes series y producciones que poco a poco invadieron el imaginario occidental.  ¿Cómo olvidar Ranma y/2? La primer serie que planteo en clave de humor este fenómeno.

Disney lo ha entendido, es el momento de abrir mercados nuevos, proponer argumentos de temas tabú, considerar que cada vez más la tendencia sexual en los jóvenes es menos clara de definir que antes, que el mercado musical y los grandes artistas no ocultan ya su homosexualidad declarada, que es momento de poner el debate en el celuloide.


Anuncios

El pero está en lo siguiente. ¿Planearan hacer lo mismo ya no con una princesa lesbiana sino con un héroe homosexual?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *